dimarts, 10 de març de 2015

Muere por falta de oxígeno cuando practicaba espeleología en la geoda de Pulpí

La falta de oxigeno le ha costado la vida a un hombre de unos 40 años, natural de Granada y afincado en Alemania, cuando participaba en una misión espeleológica en la barriada pulpileña de Pilar de Jaravía...

http://sevilla.abc.es/andalucia/almeria/20150309/sevi-muere-falta-oxigeno-cuando-201503091719.html

Grupo de espeleólogos Granadinos

ALEJANDRO MUÑOZ KOHRS (1964-2015)

Nuestro compañero Alejandro nos ha dejado, tuvo la mala fortuna de bajar un pozo en una mina de Almería en cuyo fondo no había aire respirable.

Al disponer de la doble nacionalidad, española y alemana, fija su residencia en Alemania, compartida con su casa en Granada. La inquietud de Alejandro le lleva a estudiar, en Alemania, la carrera de arquitectura, la cual ejerce hasta nuestros días, igualmente se saca la titulación de dirección cinematográfica, realizando diversos documentales por diferentes países.

Alejandro se integra en el grupo del 5 de mayo de 1982, realizando infinidad de expediciones por toda la geografía española y aportando su buen hacer dentro y fuera de nuestra entidad. Siempre que su trabajo se lo permitía cogía el avión y se venía a Granada para realizar alguna actividad con el grupo.

El pasado fin de semana del 7 y 8 de marzo, se va junto con Gerardo Martín, compañero inseparable de exploraciones, al karst en Yesos de Sorbas para continuar con las exploraciones y de camino bajar a las Minas Pilar de Jaravia, cercanas a la zona. Descienden al interior de la mina por un gran pozo, abriéndose antes de llegar al final una ventana que accede a las galerías de la mina. Tras su exploración y al salir comprueban que la cuerda está enganchada en unos troncos, en la continuación del pozo. Alejandro decide bajar para desengancharla y en es momento le comenta a Gerardo que se encuentra mal y que se está mareando. Gerardo, de profesión bombero e integrado en los equipos de rescate y con una gran experiencia en cuevas, intenta recuperarlo sin conseguirlo (la cuerda está enganchada y Alejandro colgado de ella). Una vez llegados los equipos de rescate consiguen izarlo del pozo y comprueban mediante un pequeño equipo de control de gases que efectivamente en el pozo no hay aire respirable, siendo posible que fuese una acumulación de CO2 la que terminó con la vida de nuestro compañero.

Con estas líneas queremos expresar nuestro más sincero pésame a la toda la familia de Alejandro, así como agradecer las múltiples muestras de solidaridad de todos los amigos y compañeros que así nos lo han trasmitido.